Charlie y la fábrica de chocolate

Hemos aprendido algo primordial,

algo que a los niños les hace mucho mal,

y eso es que en el mundo no hay nada peor

que sentarles frente a un televisor.

De hecho, sería muy recomendable

suprimir del todo ese trasto abominable.

En todas las casa que hemos visitado

así a los pequeños hemos encontrado:

absortos, dormidos, casi idiotizados,

mirando la tele como hipnotizados,

con los ojos fijos en esa pantalla

hasta que sus ojos parecen que estallan.

(Ayer vimos algo que aterra y asombra:

seis pares de ojos rodar por la alfombra).

Sentados mirando, mirando sentados,

parecen de veras estar hechizados.

Borrachos de imágenes, ahítos de ruido,

ciegos y atontados y reblandecidos.

Oh, sí, ya sabemos que los entretiene

y que por lo menos quietos los mantiene.

No gritan, no lloran, no brincan, no juegan,

no saltan ni corren, tampoco se pegan.

A usted eso le da mucha tranquilidad,

es libre de hacer muchas cosas, ¿verdad?

Mas yo le pregunto: ¿ha pensado un momento

para qué le sirve a  su hijo este invento?

¡LE PUDRE TODAS LAS IDEAS!

¡MATA SU IMAGINACIÓN!

¡HACE QUE EN NADA, NADA CREA!

¡DESTRUYE TODA SU ILUSIÓN!

SU POBRE MENTE SE TRANSFORMA

EN UN INÚTIL REFLECTOR

CON VER FIGURAS SE CONFORMA,

¡NO SUEÑA, NI EVOCA, NI PIENSA, SEÑOR!

«¡Muy bien!», dirá usted, 

«¡Muy bien!», gritará,

«mas si nos llevamos el televisor,

¿qué haremos en cambio, que se les dará

para mantenerlos en orden, señor?».

A esa pregunta yo responderé

con otra, que es esta: los niños, ¿qué hacían

para divertirse, cómo entretenían

sus horas de ocio, qué los mantenía

tranquilos, contentos, quietos y callados,

felices, absortos y atentos

antes de que este diabólico invento

se hubiese inventado?

¿No lo recuerda? Se lo diremos

en voz muy alta, lo gritaremos

para que acierte a comprender:

¡SOLÍAN… LEER, LEER, LEER!

LEÍAN y LEÍAN y procedían

a leer aún más. Y todo el día

lo dedicaban a leer libros, y por doquier,

en bibliotecas y estanterías,

sobre las mesas, en librerías,

¡bajo las camas siempre había

miles de libros para leer!

Historias fantásticas y maravillosas

de fieros dragones y reinas hermosas,

de osados pirats, de astutos ladrones,

de elefantes blancos, tigres y leones.

De isals misteriosas, de orillas lejanas,

de tristes orincesas junto a una ventana,

de valientes príncipes, apuestos, galantes,

de exóticas playas, países distantes,

historias de miedo, hermosas y raras,

los más pequeñitos leían los cuentos,

¡historias que hacían que el tiempo volara!

De Grimm y Andersen, de Louis Perrault.

Sabían quién era la Bella Durmiente,

y la Cenicienta, y el Lobo Feroz.

Las Mil y Una Noches de magia nutrían

con mil y una historias sus entonaciones.

La gran Scheuerezade de la mano traía

a Alí Babá y los Cuarenta Ladrones,

a Aladino y su lámpara maravillosa,

al genio que otorga deseos e ilusiones

y mil aventuras a cuál más hermosa.

¡Qué libros más bellos leían

los niños que antaño vivían!

Por eso rogamos, por eso pedimos

que tiren muy lejos el televisor,

y en su sitio instalen estantes de libros

que llenen sus horas de gozo y fervor.

Ignoren sus gritos, ignoren sus lloros,

no importan protestas, ni quejas, ni llanto.

Dirán que es usted malvado y un ogro

con caras de furia, de odio, de espanto.

Mas no tenga miedo, pues le prometemos

que al cabo de pocos,muy pocos días

al verse aburridos, diciendo: «¿Qué hacemos

para entretener estas horas vacías?»,

irán poco a poco acercándose al sitio

donde usted ha instalado esa librería,

y cogerán un libro de cualquier estante,

lo abrira´n son cautela, recelosos primero,

pero ya superados los primeros instantes

no podrán apartarse y lo leerán entero.

Y encones, ¡qué gozo, qué dulce alegría

llenará sus ojos y su corazón!

Se preguntarán cómo pudieron un día

dejarse embrujar por la televisión.

Y al correr los años, cuando sean mayores,

recordarán por siempre con agradecimiento

aquel día feliz, aquel fausto momento

en que usted cambió libros por televisores.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s